La práctica desvinculada del contexto adecuado y de la sabiduría necesaria no sacia más la sed que el oasis que se nos aparece en un espejismo.
Quien practica el tantra fuera de contexto y sin comprender la profunda filosofía en que se sustenta lo más que logra es una erección más duradera, pero no consigue amar más ni mejor.

Quien practica los ritos chamánicos desde la ignorancia o desde la simple fe lo más que consigue es un viaje, a veces psicodélico.

Quien repite las máximas sufís sin que hayan entrado en su corazón es como un loro.

El rito o la bebida mística por sí mismas no nos llevan más que al extravío, a veces incluso en la creencia de que hemos encontrado algún tesoro.

Es como pretender practicar una operación de corazón sin haber pasado por la facultad de medicina y sin haber estado nunca antes en un quirófano.

 

Y lo peor es que algunos ingenuos se creen capaces de llegar de este modo a algún sitio. Creer que saben o que han llegado a algún lugar les impide aprender o continuar en el camino.

 

Del libro de Abu Fran, El libro de los días. Cómo ser sufí en un año

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Fernando López Espallardo. +info....
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios.. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

WhatsApp chat