Estados modificados de consciencia con enteógenos en el tratamiento de las drogodependencias.

La psicoterapia con enteógenos, parece una técnica efectiva en el tratamiento de las drogodependencias, a pesar de la dificultad de generalización de los resultados debido a la variedad de metodologías utilizadas (Halpern, 1996; Krupitsky, 1997). Los resultados no son definitivos pero sí muy alentadores.
Abram Hoffer, uno de los pioneros de la terapia psicodélica, afirma que el 50% parece ser “la estadística universal para la terapia con LSD en el tratamiento del alcoholismo”. Puede resultar aventurado concluir tan rotundamente en una materia tan dispersa, pero a la vista de los datos comentados podría no estar tan lejos de lo cierto, lo cual puede considerarse un porcentaje de éxito terapéutico elevado.
En el caso de la práctica de los centros, los pocos resultados existentes también parecen favorables, pero la validez de los mismos es demasiado cuestionable para arrojar un juicio. La enorme cantidad de elementos terapéuticos y metodologías empleadas en la rehabilitación, imposibilitan la generalización de los porcentajes de rehabilitación y abstinencia. No obstante, la casuística (que en algunos centros se cuenta por miles) y los años que llevan en funcionamiento, avalan la eficacia de los tratamientos.
Con respecto a la duración de los resultados, Halpern concluye que “los alucinógenos ofrecen propiedades antiadictivas que duran un indeterminado, pero finito periodo de tiempo”. Este efecto con mucha probabilidad sería mantenido con múltiples administraciones (Halpern, 1996;Krupitsky, 1997) y con la ayuda de adecuadas intervenciones terapéuticas en la fase de integración de los beneficios en la vida cotidiana.
Por otra parte también se encuentra consenso en cuanto a que la mera administración de la substancia no puede ser la responsable de los resultados.(Yensen,1999; Krupitsky, 1997). Mas allá, el peso del contexto parece determinante, creándose las condiciones necesarias para el trabajo, donde es obligado detenerse en la importancia del ánimo positivo del equipo terapéutico. Éste puede mejorar notablemente los resultados, pero en la investigación es un sesgo difícil de controlar.
El papel del individuo tampoco es obviable, puesto que sin su motivación cualquier esfuerzo resulta estéril. En último término, quien sale de la dependencia es la persona y siempre con mucho esfuerzo.
El individuo y el contexto crean los usos o la cultura de cada substancia. De esta manera, existen usos inteligentes, moderados y responsables de sustancias como por ejemplo el opio o la heroína, aunque de esta última, más difícilmente. Lo mismo puede decirse de los enteógenos, que para que sean antiadictivos tienen que ser empleados
como tales, creándose las circunstancias necesarias para una labor de este tipo. Es por lo tanto, todavía un asunto a debatir cuál es la importancia relativa de los elementos terapéuticos de la cuestión. ¿Son las experiencias cumbre, o efectos más fisiológicos los responsables de las virtudes antiadictivas de los enteógenos?; ¿Son múltiples sesiones realmente más efectivas?
Por lo que refiere a la experiencia en los centros referidos, los enteógenos son utilizados una vez completada la desintoxicación física, con la excepción del tratamiento con ibogaína, dada su aptitud para interrumpir el síndrome de abstinencia. Para esa primera fase de deshabituación y limpieza física suelen recurrir, como hemos
visto, a substancias purgativas y eméticas. Sin embargo, un elemento parece ser común a todos ellos, la relevancia de un desarrollo espiritual en todo este proceso.


Tal vez aislar los factores sea demasiado difícil, y si la fórmula todavía está por completar o desvelar en el terreno de la investigación, en el caso de los proyectos aplicados dicha fórmula se convierte en receta, donde la experiencia, sabiduría y arte del cocinero, son variables imprescindibles. Pues en este ámbito el afán de objetividad está rodeado del inefable océano de lo numinoso. Pero en cualquier caso, la dinámica psicológica que subyace a los resultados tratados queda perfectamente resumida en palabras de Krupitsky(1997):”Una revisión de la literatura sugiere que la experiencia psiquedélica puede tener efectos beneficiosos en varios sentidos: contribuyendo al proceso catártico, estabilizando cambios psicológicos positivos, favoreciendo el crecimiento personal y la consciencia
de sí mismo, catalizando insights de problemas existenciales, abarcando horizontes espirituales, y armonizando las relaciones con el mundo y otras personas.” Sustituyendo la complacencia y la evasión por la consciencia y el enfrentamiento, como si de un antídoto psicológico se tratase. Gran parte de la eficacia de estas técnicas puede residir en la capacidad para romper los automatismos compulsivos del paciente, al menos durante un tiempo, y
ofrecerle una alternativa, pues la desesperación que conduce a la adicción está enraizada en la falta de esperanza de un auténtico cambio (Yensen, 1999). Estas alternativas, en ocasiones pueden ayudar a llenar el vacío que subyace a los comportamientos compulsivos (Fericgla, 1999).
Sin embargo muchas preguntas deben ser todavía contestadas y muchas cuestiones resueltas. ¿Podría demostrarse definitivamente que los enteógenos son tan eficaces como parece? ¿Son tan efectivas otras técnicas de modificación de la consciencia? ¿Qué dosis es la más apropiada? ¿Cuantas administraciones y que frecuencia optimizan los resultados? ¿Se encontrarán substancias todavía más adecuadas, con menos efectos secundarios y una duración manejable; tal como ha planteado Halpern(1996)?
Sin duda tales problemas deben motivar suficientemente a futuras investigaciones con el objetivo de ahondar en un conocimiento con tantas posibilidades.

Para descargar el artículo completo pinchar aquí

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Fernando López Espallardo. +info....
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios.. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

WhatsApp chat