Las drogas psicodélicas como propuesta de salud mental ante el capitalismo global, el consumismo y la era digital

Los psicodélicos están preparados para convertirse en protagonistas en 2019. A través de la publicidad positiva de los medios de comunicación y la aprobación de la élite cultural, los líderes de la industria están empezando a confiar en el “renacimiento psicodélico”, en las drogas “más geniales” desde la marihuana. Ya abrazados por los líderes de la cultura pop, como Joe Rogan y Vice, los psicodélicos ahora reciben el tan esperado respaldo de los estudiosos modernos, como lo demuestra el famoso autor Michael Pollan, que está explorando a los psicodélicos y es número uno en la lista de libros de no ficción más vendidos del diario The New York Times. Pollan ha reunido algunos de sus trabajos más profundos en las últimas décadas, basándose en los descubrimientos científicos de investigadores influyentes con la base cultural de psiconautas famosos.

Por Nathaniel Allen (*) / Recibir una perspectiva tan calmada y mesurada de Pollan es un paso importante en el esfuerzo por sacar las moléculas psicodélicas de los foros oscuros de Internet y las rutas de seda del mercado en línea a las portadas de periódicos respetables y revistas científicas. Después de 50 años de destierro, estas drogas ya no se descartan. En su lugar, están demostrando ser notable contra el malestar moderno.

Desechado como un delirio grandioso de los grupos de festivales de los años 60 y su psicólogo gurú Timothy Leary, el libro “How to Change Your Mind” de Pollan sostiene que las psicodélicas en sus diversas formas deben ser reconsideradas como opciones en el tratamiento de la salud mental. Pollan presenta el caso de que detrás de las imágenes de perfiles brillantes y los teléfonos inteligentes repletos de notificaciones, gustos y seguimientos, occidente está al borde de una crisis de depresión.

Durante los últimos 20 años, los estadounidenses han adoptado productos farmacéuticos para la salud mental a un ritmo siniestro, mientras que las tasas de diagnóstico declaradas continúan aumentando. Las recetas de antidepresivos, medicamentos contra la ansiedad, opioides y estimulantes han alcanzado un uso tan saturado que la vida marina sufre los efectos de los residuos de segunda mano. A pesar de la abundancia de estos medicamentos, Pollan señala que todavía hay 45.000 suicidios cada año en los Estados Unidos, que es “más que la cantidad de muertes por cáncer de mama o accidentes automovilísticos”.

Una gran parte del libro resume los esfuerzos de investigación psicodélica que hasta ahora han demostrado efectividad en el tratamiento de una amplia gama de enfermedades mentales, como la depresión, el TOC y la adicción a sustancias. Pollan sugiere que en un entorno controlado y terapéutico, tales medicamentos tienen el potencial de tratar una variedad de enfermedades mentales. Por ejemplo, Robin Carhart-Harris, un neurofarmacólogo citado por Pollan, publicó recientemente un ensayo que mostró que más de un tercio de los pacientes lograron una remisión completa de la depresión con tratamiento con psilocibina en un seguimiento de tres meses. Este sería un resultado sorprendente en comparación con los antidepresivos típicos, algunos de los cuales son indistinguibles del placebo.

Es probable que la edad de oro de la investigación psicodélica haya llegado y se haya ido a finales de los años cincuenta y sesenta, cuando se sintetizaron los fármacos. El establecimiento psiquiátrico vio resultados tan espectaculares de los primeros ensayos, escribe Pollan, que se referían a ellos como “drogas milagrosas”. Fue con este entusiasmo que la palabra “psicodélica”, que significa “manifestación de la mente”, fue calificada por el psiquiatra Humphry Osmond en 1957. Los científicos tuvieron la primera evidencia tangible de una explicación neuroquímica de enfermedades mentales que se pensaba que eran puramente psicológicas, y que afectaban a un estado temporal de psicosis en cerebros humanos normales. Este descubrimiento es uno de los principales saltos teóricos hacia el moderno “modelo de enfermedad” de la enfermedad mental. La base de la explosión farmacéutica en las últimas décadas. Si los estados mentales son bioquímicos en su núcleo, las condiciones indeseables podrían ser “eliminadas” de la existencia.

La ciencia actual sostiene que los psicodélicos actúan en el cerebro a través de las vías de la triptamina, que incluyen los neurotransmisores comúnmente conocidos serotonina y melatonina, pero también alucinógenos psicoactivos: DMT, psilocibina y LSD, entre otros. Pollan explica que el LSD en particular tiene una conexión más fuerte con el receptor 5-HT2A de la serotonina que la serotonina en sí misma, “lo que hace que este simulacro sea más convincente, químicamente, que el original”. En otras palabras, el cuerpo prefiere una versión sintética Al producto natural. Pollan encuentra que algunos científicos creen que este extraño fenómeno indica que un flujo “psicodélico natural” se produce naturalmente en los intestinos humanos, potencialmente durante los estados normales de sueño.

Dichos avances en química e imágenes cerebrales permiten una comprensión más completa de la red psicodélica del cuerpo. Por ejemplo, la “red de modo predeterminado” (DMN, por sus siglas en inglés), uno de los temas más populares de la neurociencia en la actualidad, ha sido recientemente implicada. El DMN se refiere a un patrón reconocible de actividad cerebral humana que se activa cuando estamos en reposo y en silencio mientras nos involucramos en actividades dirigidas a un objetivo, como jugar al ajedrez o calcular una propina. Carhart-Harris cree que esta red se “apaga” durante el uso psicodélico, permitiendo que la emoción, los recuerdos y otros pensamientos misteriosos se escapen de las profundidades de nuestros “procesos automáticos” y reciban el enfoque completo de la conciencia:

Cuando toda esa información sensorial [durante un viaje] amenaza con abrumarnos, la mente genera con furia nuevos conceptos (locos o brillantes, no importa) para dar sentido a todo esto, “y por eso es posible que veas caras saliendo de la lluvia. “Ese es el cerebro haciendo lo que hace el cerebro, es decir, trabajar para reducir la incertidumbre, en efecto, contándose historias.

Durante sus viajes por el país entrevistando a varios líderes de la comunidad psicodélica, Pollan experimentó personalmente con muchos de los compuestos, que tienen experiencias positivas con los gustos de LSD y psilocibina. Pollan se dio cuenta de que los hábitos dirigidos por el ego a los que se aferraba como escritor habían embotado cada vez más su alegría de vivir. Escribe sobre uno de sus viajes: “De repente, vi mi ego bajo una nueva perspectiva, y era algo que podía controlar un poco mejor… Ahora, podría haberlo conseguido en diez años de psicoterapia, no lo sé. Pero lo conseguí en una tarde”.

Todo lo que tomó fue otra inclinación perceptiva en la misma vieja realidad, una lente o modo de conciencia que no inventó nada más que simplemente (¡simplemente!) Puso en cursiva la prosa de la experiencia ordinaria, revelando la maravilla que siempre hay en un jardín o madera, escondida en vista simple… De hecho, la naturaleza está repleta de subjetividades, llámalos espíritus si lo deseas, aparte de los nuestros; es solo el ego humano, con su monopolio imaginado sobre la subjetividad, lo que nos impide reconocerlos a todos, nuestros parientes y amigos.

Pollan se pregunta: si somos capaces de mantener la trayectoria actual de precaución y respeto científico por los psicodélicos, ¿podríamos evitar la paranoia de masas que descarriló el movimiento 50 años antes? Él y otros entusiastas esperan que los psicodélicos puedan ser utilizados responsablemente “sin el espíritu de una revolución” y, lo que es más importante, mantengan las drogas dentro de los muros del laboratorio,

La actual filosofía de la salud mental, con su dedicación a la incomodidad tranquilizante y estimulante de distante falta de atención, está en la necesidad de cambio. Sin embargo, el sistema de tratamiento defectuoso no puede ser la causa de nuestra disforia nacional. Una generalización mejor del tema sería la anomia de Durkheim, un concepto que formuló para ayudar a describir la nueva relación entre el individuo y la sociedad económica durante la Revolución Industrial del siglo XIX. Ahora se refiere a la alienación más general que enfrentan los individuos a medida que se descartan las normas de larga data y los valores y tradiciones culturales se ven cada vez más como obstáculos obsoletos. Vimos el surgimiento de este sentimiento en películas como Office Space (1999), American Psycho (2000), y Fight Club (1999), donde Tyler Durden expresó la sensación de que “nuestra gran guerra es una guerra espiritual. Nuestra gran depresión es nuestra vida. A todos nos criaron en la televisión para creer que algún día seríamos millonarios, dioses del cine y estrellas del rock. Pero no lo seremos”.

A medida que el ritmo de la inmersión tecnológica ha aumentado dramáticamente, muchos están convencidos de que estamos entrando en los albores de la “revolución digital”, que comenzó más o menos en 2007 con la introducción del iPhone. A medida que los ojos de los consumidores se alejaban de la televisión, los periódicos y la impresión para aplicaciones móviles que miniaturizaban el contenido deseado, la información y el entretenimiento se volvían no solo gratuitos, sino que se permitían usarlos en todos los momentos de vigilia y sueño.

El estimado miembro de la facultad de la Universidad de Nueva York, Jonathan Haidt, y el experto en libertades civiles Greg Lukianoff han estado al frente de esta narrativa. En el libro “The Coddling of the American Mind”, muestran que las tendencias de salud mental enumeradas por Pollan están magnificadas en las universidades, que según dicen están llenas de estudiantes ansiosos y paranoicos que están poco preparados. Los profesores argumentan que algo drástico ha cambiado en la forma en que los jóvenes están preparados para la vida adulta. La vida social del adolescente promedio cambió sustancialmente entre 2007 y 2012 gracias a los teléfonos inteligentes, Instagram, Snapchat y Facebook. Citan a Sean Parker, el primer presidente de Facebook, quien se lamentó de manera: “Solo Dios sabe lo que estamos haciendo con los cerebros de nuestros hijos”.

La productividad estadounidense se ha mantenido fuerte frente a la adicción a los teléfonos, pero una mayoría significativa de los trabajadores informa una falta de conexión significativa con sus puestos de trabajo. El informe de Gallup sobre el estado del lugar de trabajo en Estados Unidos de 2017 muestra que aproximadamente el 51 por ciento de los estadounidenses “no están comprometidos” en el trabajo, definido como “un poco de presente”, mientras que un 16 por ciento adicional detesta activamente sus empleos. Eso deja al 33 por ciento lo suficientemente conectado en el trabajo para calificar como “comprometido”.

La desintegración de la comunidad cara a cara, combinada con el surgimiento de una guerra de propaganda digital para nuestra atención, ha dejado a muchos perdidos y desconcertados.

Es difícil imaginar un momento en la historia en el que la mayoría de los trabajadores pueda disfrutar activamente de sus labores. Un informe reciente de Pew Research encontró que el 40 por ciento de los estadounidenses dijo que la familia era la fuente de significado más importante para ellos, seguida de la religión con el 20 por ciento. Pero la automatización del trabajo, los robots y los cambios tecnológicos en general impactaron en el ámbito social, donde el tejido de las relaciones se ha roto por el desenfoque de los sustitutos digitales.

Un artículo de opinión del New York Times citó que, en la década de 1980, el 20 por ciento de los estadounidenses dijo que estaba “a menudo solo”, pero hoy en día, esa cifra se ha duplicado a más del 40 por ciento. La familia nuclear ya no está; como escribe el comentarista del New York Times, David Brooks, “la mayoría de los niños nacidos de madres menores de 30 años nacen fuera del matrimonio. La desintegración de la comunidad cara a cara, combinada con el aumento de una guerra de propaganda digital para nuestra atención, ha dejado a muchos perdidos y desconcertado, a medida que las mareas tecnológicas han rodado sin ellos”.

Nos encontramos con las más altas tasas en términos históricos de sufrimiento mental. En su libro “Un mundo feliz”, Aldous Huxley imagina una sociedad futurista que eliminó con éxito la disidencia al lograr símbolos de “progreso avanzado”. Ese autor pronto descubriría psicodélicos y se convertiría en uno de los primeros defensores y un escritor prolífico sobre el tema. El impacto en su perspectiva filosófica fue inmediato, ya que las drogas lo ayudaron a concebir una alternativa espiritual a ideal distópico. Su segunda esposa consideraba que el descubrimiento de los psicodélicos era uno de los tres avances científicos más importantes del siglo XX, junto con la división del átomo y el descubrimiento de la edición de genes.

En su novela final, “Island”, publicada poco antes de su muerte, Huxley destiló muchas de sus ideas a lo largo de los años en un mundo descrito efectivamente como una “utopía psicodélica”. La cultura se basaba en el equilibrio con el entorno local, impulsada por la creencia de que superar el deseo demasiado humano de consumir en exceso requeriría un inmenso esfuerzo religioso, con ceremonias regulares, escrituras y símbolos diseñados para apoyar “la ambición modesta de vivir como seres humanos en total armonía con el resto de la vida”. Supongamos que su vecino es el principal problema del siglo XX:

En Estados Unidos la tendencia actual es hacia la consagración definitiva del consumo masivo. Y los corolarios del consumo masivo son las comunicaciones masivas, la publicidad masiva, los opiáceos masivos en forma de televisión, meprobamato, pensamiento positivo y cigarrillos.

Pollan espera ingenuamente contener las drogas “detrás de las paredes del laboratorio”, favoreciendo a los profesionales médicos y guías terapéuticas para liderar la recalibración privada del ego. Ese enfoque conservador critica aquellas propuestas del escritor y psicólogo Timothy Leary, quien consideraba que una vez que unos pocos millones de estadounidenses hubieran logrado la iluminación psicodélica, habría una fuerza revolucionaria radical para desmantelar los motores estructurales del capitalismo y de la Guerra Fría que degradaban a la humanidad y saqueaban el medio ambiente.

La “recalibración” privada y entre las paredes de los laboratorios y los médicos que propone Pollan puede hacer que los psicodélicos funcionen para “jóvenes exitosos” que responden al orden del poder. Otros trabajan en torno a su revalorización porque se trata de drogas que provocarán la ola de rebelión que anunciaba Leary.

(*) Texto tomado del sitio Medium. Su autor es escritor e investigador residente en Washington DC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Fernando López Espallardo. +info....
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios.. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

WhatsApp chat